lunes, 13 de octubre de 2008

los pasos lejanos

Los azares de la vida llevaron mis noctívagos pasos el fin de semana que pasó a un sitio al cual no iba hace mucho y que me trae buenos recuerdos.

Quien iba a decirlo...las vueltas y giros que puede dar la cosa en una sola noche. Yo que me iba a una importante cita con el trabajo, y el tipo mas casero del mundo (por no decir otra cosa) que me llama a juerguear, ...luego una amiga que ya se hacía extrañar hace tiempo me convence, ...que salgo a llamar por telefono, solo un ratito, ( y encima con el cel de mi pata) del local en el que estábamos y me encuentro con otro amigo con cara de perdido buscando a la gente que estaba celebrando en otro lugar.
-Vamos! le dije y asi se siguieron sucediendo los cambios. Pasé de un estadio a un sótano y de una caminata sin rumbo a un segundo piso animado...

Recuerdo cómo conocí ese lugar...

Caminar para mi siempre ha sido un especie de terapia. Definitivamente heredé el don andariego de mi padre que nos sacaba de su casa materna a donde nos llevaba de vacaciones 2 veces al año a mis hermanos y a mí y nos hacia cruzar rios, desiertos, pampas, cañaverales, campos de maiz, subir cerros, etc. Cada excursión con su respectivo cuento/historia/leyenda o chiste y cuando el temor se empezaba a apoderar de mi infantil ser por lo lejos que ya estábamos y la cercanía de la noche, una vuelta de curva, un claro entre las plantas y estábamos de vuelta en casa para la comida.... era increible!. Admiraba mucho a mi papá y me preocupaba mucho no poder estar a su altura cuando me tocara ser padre....jajaja, qué tiempos aquellos, fueron geniales!

Me gusta caminar. Cuando me he sentido deprimido, presa de la desesperacion quizas, caminaba. Solo. Solo, por la ciudad, sin rumbo y de manera vehemente, como si me enfrentara a un vendaval. Eso me daba paz.

Pero tambien lo hago por distracción. Prefiero mil veces caminar que estancarme en el tráfico de la hora punta. Además, caminar te permite estar en contacto con toda la "flora y fauna" de tu entorno la cual vas descubriendo a cada paso.

Eso pasó aquella vez... Yo lo había leido en Somos y tambien salió alguna vez en televisión: Antes, en la puerta del Hotel Bolívar había un señor con un telescopio que por 50 céntimos te permitía ver los cráteres de la luna. Decian que era un tipo interesante, que sabía mucho y que si no tenias plata, igual te dejaba ver, que disfrutaba mas una buena conversación que una miserable monedita. Recordé eso y me bajé del carro, caminé por el Jiron Quilca, llegué a la plaza y cuando cruzaba la av. La Colmena, ahi estaba.


Era verdad. Aunque no recuerdo su nombre nos hicimos amigos, me contó que vivía en los Barrios Altos y que si yo quería me podia ayudar a armar mi propio telescopio. Él vendia las partes.

Hablamos de las estrellas, de cómo en el siglo III A.C. Eratóstenes no solo ya sabía que la tierra era redonda, sino que calculó su circunferencia, de la biblioteca de Alejandría, de los grandes viajes, del Triangulo de las Bermudas, de los misterios de los agujeros negros, de las constelaciones...



La conversacion se ponía cada vez mas animada hasta que me empezó a hablar de constelaciones Incas y ahi si me cagó porque de eso (lo confieso con vergüenza) no sabía nada.

Me habló de la yacana que es una constelacion formada no por las estrellas, sino por los vacíos entre las estrellas (que locazo! pensaba yo seguramente con cara de sorprendido) aunque dudando de si me estaba tomando el pelo. Me dijo que esa constelacion desaparece del cielo en la época de lluvias que coincide con la época en que las llamas paren a sus crias y que la leyenda (como todas) cambia según el lugar. En algunos lugares se dice que la llama baja a parir a su cria, en otros dicen que baja a beberse el agua de la tierra y que si la yacana no bajara el mundo se inundaría. De pronto me di cuenta de que yo no era su única audiencia. A esas alturas ya habían varios curiosos mas, algunos metiendo su cuchara a la conversación y mi interes aumentaba, lamentablemente, junto con las personas que deseaban ver los cráteres de la luna asi que el hombre del telescopio nos dijo: -En ese lugar les pueden dar mas informacion!
Timidamente me dirigí junto a una pareja de señores ya mayores a lo que yo pensé era un centro de informacion turística o kizas de esoterismo o una galería cultural cuanto mucho.

Me quedé gratamente sorprendido al encontrarme con una muestra de videoarte electrónico y un Drag Queen entre pinturas de Sérvulo Gutierrez, poesías de Alexandra Pizarnik y fotos de Martín Chambi.
Así conocí el bar Yacana, http://baryacana.com/ cuando el centro de Lima aún no era el punto que llegó a ser. El ambiente es mostro http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendid=83754902 y la vista hacia la plaza, espectacular.
La pasé bacán este fin que pasó. Le pude contar esta historia a Randolf, mi pata con cara de perdido del cual hablé al inicio y le ofrecí publicarla en el blog .
Siguiendo con lo de las vueltas que da la vida, terminé dando la "vuelta olímpica" a la Plaza San Martín de madrugada y cumplir una locura de una de mis locas favoritas, mi amiga Kenshin.

Prometo regresar y cumplir su otra locura de correr todo el Jiron de la Unión al amanecer entre locos, pirañas y pastrulos jajaja (es bueno hacer tonterias de vez en cuando) y contar la historia del bar "de Grot" que tambien lo (re)descubrí sin kerer. Con ustedes será hasta una nueva oportunidad =D

Les dejo esta página que está interesante: Por ahi hay algunos chilenos que dicen que la yakana es un mito chileno, específicamente de Atacama y para sustentarlo citan un libro que a mi me gusta mucho y que se llama: "Dioses y Hombres de Huarochirí". Es gracioso porque Huarochirí queda en el departamento de Lima, Perú jajaja. En el fondo me alegra. Estas cosas no hacen mas que confirmar que en realidad somos una misma nación y que la división política de los paises no es mas que eso: política.




Y este videíto:




La foto de la plaza es cortesía de mi dilectísimo camarada Daniel Tejada.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sos lo maximo!

Anónimo dijo...

ja, viste que se puede...

Paola dijo...

me encanta lo ke escribiste, pocas veces te escucho hablas así... jijjiji...

prometo ke cuando termine mis clases volveré a sus paseos y caminatas, me encanta salir con ustedes...
besitos

MecheFuz! dijo...

Arturito dime tú (8)...
Me gusta lo que escribiste, lo de la Yakana no lo sabía,por ejemplo.
Yo te invito a caminar por Once! especialmente por Pueyrredón,no hasy constelaciones pero sí cada espectáculo...(despues te cuento lo que ví con unos amigos)
Sabes que fuí a plotear y me asesino el color que estaba trabajando...
Bueno...
Besos!